“Democracia” que lograron 30 mil desaparecidos
tu palabra encierra mucho, no al perdón y no al olvido
el olvido de tus muertos, de los sueños incumplidos
de gente de carne y hueso, que fueron los atrevidos
a cambiar la mente humana, en pos de sus beneficios.
Cuanto dolor, cuanta sangre, que ha pasado por el río
el río de los gobiernos exigiendo sacrificios.
Como esa dictadura de perfectos asesinos
que se creyeron los dueños del futuro y del destino.
Hoy a la democracia, yo me atrevo en mi delirio
a cambiar, una letra, demos gracias de estar vivos
pues el hambre para el pueblo
siempre es más de aquello mismo
los palos para pegarte, son aquellos del olvido
de la miseria reinante, y negocios bien cumplidos
de los bolsillos bien llenos, entre reuniones de amigos
donde al trabajador, se lo tilda de enemigo
por pedir más bienestar, para su familia e hijos
democracia tan social, para grandes genocidios
no hay democracia, con hambre, desigualdad y olvidos
donde al pobre, se lo excluye, se lo saca del camino
si hay marginalidad, la palabra democracia, apenas si suena lindo
ojalá tal vez mañana, como el cuento ese prohibido
del elefante y su meta de cambiarse sus destinos
unamos manos y fuerzas, para lograr objetivos.
la mente siempre está viva, aunque el cuerpo este dormido
Hace falta un elefante, para marcar los caminos
una idea general para sueños postergados.
Para sueños incumplidos.
Por Horacio, desde adentro

Deja un comentario