Escrito desde adentro

 

Es un tema complejo que abarca una amplia generalidad de actorxs, desde una perspectiva de los derechos. Cabe reconocer que cuando una persona va en contra de la integridad de otra persona o del conjunto social, esa persona es sancionada de dos formas: una es monetaria y la otra es privativa de la libertad. Cuando la persona es privada de su libertad locomotora, este es el unico derecho que se pierde y no otro. En teoría.

El servicio penitenciario y el aparato judicial , muy poco hacen para respetar derechos y garantias que consagran la constitución y los pactos internacionalesde igual jerarquia. No esta de más remarcar que como funcionarios públicos deben tener como base fundamental de conocimiento la carta orgánica. En lo que se refiere a garantias, es deber mencionar que primero privan de la libertad y luego juzgan su culpabilidad o inocencia, aumentando la población carcelaria y de esta manera aumentando tambien el margen de posibilidades de las telas de arañas de la corrupción.

Los medios de comunicación masiva hablan con un manejo en doble sentido, comparando a lxs detenidxs con las personas jubiladas en lo que refiere a salarios. En el sentido como comincadores sociales tratan de camuflar y confundir a la sociedad, ocultando el trasfondo político económico que esto trae, perjudicando a muchas y beneficiando a unos pocos.

Por otro lado, nada dicen de los derechos y obligaciones. Derechos que tienen lxs trabajadorxs en contexto de encierro, así como tambien los tienen lxs jubiladxs trabajadorxs que aportaron toda si vida, y las obligaciones que como funcionarixs tienen aquellos que asumieron la responsabilidad, donde les corresponde garantizar los derechos, y más cuando las personas estan en una situación vulnerable.

La constitución expresa de manera clara, cuando refiere a cárceles, sanas para seguridad  y no para castigo. Dicho esto, si quienes tienen autoridad para que las carceles sean para capacitar de un oficio o profesión a quienes pasan por ella, para que el día de mañana no reincidan, no lo hacen, es porque tal reincidencia hace más lucrativo el negocio de las carceles. A esta altura se hace necesario incursionar en el tema del presupuesto, que en teoría su destino es para el bienestar de lxs privadxs y en la práctica deja mucho que desear.

Dado que la reincidencia suele ser lucrativa para quienes forman parte del círculo económico productor de delincuentes, las instituciones creadas para cumplir las tareas designadas con el fin de evitar la reincidencia no hacen lo suyo.

El desfavorecido ya está tildado, el desconocimiento lo hace mas vulnerable, por esto es muy poco probable que esta situación se revierta. El posible cambio esta en que cuando una persona piensa y luego actua, estudia y se capacita, se forma y piensa mas allá del muro. De esta manera logra ir contra la producción personas marginales que el círculo lucrativo intenta estigmatizar y señalar de manera simple como lo es una serie de TV, siendo funcionales al doble sentido que intentan darle los medios de comunicación, confundiendo a la sociedad en lo que refiere al trasfondo real, que es marcar genereación tras generación, a quienes van a ser lxs posibles ocupas de las cárceles, que ya superpobladas intentan seguir llenando y construir cada vez más cárceles.

 

Construyendo trabajo, educación, salud y bienestar social es como se hace a una sociedad con igualdad para todxs.

Deja un comentario