Observando la foto de los chicos que marchaban la Noche de los Lápices reclamando tener derecho a estudiar, libres de elegir sin ningún tipo de censura, trato de imaginarme ese momento. Querer estudiar y terminar demorado, preso, sin olvidarme de que si además de no estar de acuerdo con lo que te obligaban, si reclamabas o marchabas, terminabas asesinado. No puedo imaginar vivirlo.

Bueno, ahora viene nuestro presente, que es el que vivo día a día, y mucho de esto no ha cambiado. Está todo igual pero mucho más camuflado. Y no me imagino esto, lo veo con mis ojos. Chicos solos en la calle sobreviviendo, amigos de barrios humildes, adolescentes pidiendo por favor “sálvenme del paco”. Y es ahí donde yo me pregunto: ¿todos estos chicos accederán a una educación? ¿Tendrán realmente la posibilidad de poder elegir estudiar?

Parece que mi presente algo de parecido con el pasado tiene. ¿Esto qué es?

Compañero desde adentro

Deja un comentario